Artículos

DATOS DE ALARMA DEL RECIÉN NACIDO

El recién nacido (RN) es un ser vulnerable por la inmadurez que aun presentan muchos de sus órganos y sistemas. Por otro lado la manifestación de síntomas en los RN es muy sutil y atípica comparada con la de niños de mas edad; de manera que un solo síntoma puede ser causado por muchas enfermedades y a veces es difícil distinguir entre una enfermedad y otra.

Esto hace necesario que quienes cuidan del bebé conozcan los síntomas y signos que puedan representar un peligro importante. Los siguientes son signos y síntomas que deben tomarse como urgencia médica en un recién nacido:

• Fiebre: la fiebre es la elevación de la temperatura corporal por encima de 38ºC y en la mayoría de los casos representa la presencia de una infección. Los recién nacidos tienen defensas débiles por lo que no focalizan las infecciones de modo que por ejemplo una infección urinaria se va a diseminar por todo el organismo con rapidez dando lo que se conoce como sepsis. Un recién nacido con fiebre generalmente requiere internamiento y manejo con antibióticos intravenosos.

• ¿Cómo mido la temperatura? Existen varios tipos de termómetros disponibles en el mercado y son: los de mercurio, los digitales, los frontales y los auriculares. Los termómetros de mercurio se pueden colocar en recto o axila, son los más baratos y muy confiables pero deben colocarse por lo menos 3 minutos y “bajarse” antes de iniciar la toma de temperatura. Los digitales también son confiables y se usan generalmente en axila pero son un poco más caros. Los frontales son muy rápidos, prácticos pues solo se colocan en la frente unos segundos pero son bastante costosos. Los auriculares son muy rápidos y confiables pero no recomendables a esta edad por la estrechez del conducto auditivo del recién nacido.

• ¿Cuándo se considera fiebre? Se considera fiebre cuando se excede 38ºC de temperatura pero debe tomarse en cuenta que algunos bebés demasiado abrigados pueden exceder esta cifra (nunca mas de 38.5ºC) y al momento de destaparlos la temperatura baja. Como regla general, si usted siente el cuerpo y las manos muy calientes, hay que verificar después de haber destapado al bebé por lo menos 10 minutos ya que en la fiebre el cuerpo suele estar caliente y las extremidades frías.

• Llanto inconsolable: todos los bebés lloran por hambre, frío, calor, incomodidad (pañal mojado) o dolor. Ningún RN llora por capricho o porque “se acostumbró a brazos”. Cualquier bebé que llora más de 1 hora y se comprueba que no es por hambre, frío, calor o pañal mojado, debe ser revisado.

• No come: un bebé que no quiere comer después de 5 horas de su última toma es porque tiene algún problema que amerita revisión. No existen los bebés “mañosos” pues comer es un instinto a esta edad.

• Dificultad para respirar: la respiración difícil puede ser síntoma de algo transitorio o de algo que pone en riesgo la vida. Ante la duda, debe revisarse por un pediatra antes de que se convierta en algo más grave.

• ¿Cómo se manifiesta la dificultad respiratoria? Lo que casi siempre hay es respiración rápida, esto es más de 70 respiraciones por minuto y a veces puede ser el único signo. En muchos casos también hay aleteo nasal (las narinas se abren y se cierran), tiraje intercostal (se le hunde la piel entre las costillas), retracción xifoidea (se le hunde por debajo del tórax), disociación tóraco – abdominal (se le “hunde” el abdomen) y quejido (se queja con cada respiración). Este último signo es de los que representan más gravedad.

• Labios morados: Este signo se conoce como cianosis. Es importante mencionar que a menudo las manos y los pies pueden ponerse morados sin que esto represente peligro alguno siempre y cuando los labios estén rosaditos. Los labios morados pueden presentarse súbitamente o lentamente y en cualquier caso amerita que el bebé sea revisado.

• Vómitos: los vómitos que se repiten pueden ser síntoma de reflujo o de un problema serio en el intestino. Debe diferenciarse el vómito de la regurgitación ya que esta última es cuando sale un poco de leche por la comisura labial y es normal en todos los casos; el vómito en cambio es la expulsión de leche en volumen considerable y en el que el bebé hace fuerza para ello y generalmente es precedido por náusea.

• Diarrea: La diarrea se distingue por evacuaciones líquidas (como agua) que se repiten con mucha frecuencia. Los bebés alimentados con seno materno suelen tener evacuaciones aguadas (no líquidas) y pueden evacuar con cada toma de leche. Ante la duda, mejor consulte al pediatra.

• Sangre en las evacuaciones: la presencia de sangre en las evacuaciones puede significar una infección intestinal que, como se mencionó, se puede diseminar rápidamente y convertirse en algo grave.

• No orina: un bebé que no orina por más de 12 horas puede tener algún problema importante ya sea por deshidratación o por afección del riñón.

• No evacua: un bebé que no evacua por más de 24 horas es necesario revisarse y dar algún manejo por estreñimiento. Todos estos signos y síntomas pueden presentarse solos o combinados pero no deje de llamar a su pediatra si encuentra cualquiera de ellos. No olvide llamar a su pediatra si se presenta cualquiera de estos signos o síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *