Artículos

Micronutrimentos y Suplementos en Niños y Adolescentes

minibaner_micronutrimientos

Para fines prácticos, los nutrimentos se pueden dividir en 2 grandes grupos:

  1. Los macronutrimentos (Carbohidratos, Grasas y Proteínas) que son indispensables para aportar energía a nuestro cuerpo y mantener las funciones del mismo
  2. Los micronutrimentos (vitaminas y minerales), que no aportan energía, pero que son indispensables para el adecuado funcionamiento de todo nuestro organismo.

La deficiencia de macronutrimentos en general lleva a la pérdida de peso y la desnutrición, mientras que las deficiencias de micronutrimentos se relacionan con enfermedades particulares (por ejemplo la anemia asociada a deficiencia de hierro, ácido fólico o vitamina B12). Si bien pueden ocurrir en forma aislada, es común que coexistan deficiencias combinadas de macro y micronutrimentos.

En países y regiones industrializadas, la desnutrición es cada vez mas rara así como las deficiencias severas de vitaminas y minerales. Sin embargo, aún cuando enfermedades como el raquitismo (deficiencia severa de vitamina D), el escorbuto (deficiencia severa de Vitamina C) y el Beriberi (deficiencia severa de tiamina -B1-) se encuentran prácticamente erradicados en nuestro medio, aún es muy frecuente encontrar anemia por deficiencia de hierro y enfermedades crónicas por la ingesta insuficiente de vitaminas y minerales.

De tal suerte, la insuficiencia en la ingesta de micronutrimentos puede ir desde la deficiencia severa, con la aparición de enfermedades bien establecidas, hasta la ingesta subóptima, que puede pasar desapercibida por mucho tiempo y se le ha relacionado con problemas crónico degenerativos como el cáncer, hipertensión, diabetes y muchas otras.

La mayor parte de nuestros requerimientos de micronutrimentos se puede alcanzar con una dieta completa y bien balanceada, rica en vegetales (5 raciones de verdura y fruta), productos de origen animal (carnes, huevo y lácteos), oleaginosas(nueces), leguminosas y cereales. Sin embargo, sabemos que la mayoría de nosotros no alcanza a cubrir dichas recomendaciones. Así mismo, aún en pleno siglo XXI no existe un consenso sobre cuál es el nivel óptimo para cada micronutrimento en particular.

Cada persona tiene necesidades diferentes de micronutrimentos, lo cuál depende de varios factores como la edad, el género, el ritmo de crecimiento, el estado nutricional (obesidad, desnutrición), el estado general de salud, el estilo de vida y la genética. De tal manera que cada grupo tiene necesidades y riesgos particulares que se mencionan a continuación.

 

  • Mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

El embarazo y la lactancia plantean un reto nutricional para la madre, ya que además de incrementar sus propios requerimientos, se necesita un aporte adicional para cubrir los del bebé en desarrollo. En esta etapa (e idealmente desde antes) es indispensable un aporte adicional de vitaminas A, D, C, E, complejo B (particularmente ácido fólico), Calcio, Hierro y Yodo.

 

  • Bebés menores de 2 años

Se considera que la lactancia materna exclusiva es suficiente para mantener las necesidades nutricionales del bebé. Sin embargo, esto depende en gran manera del estado nutricional de la madre. Así mismo, la leche materna brinda un aporte muy pobre de vitamina K y vitamina D. Por ello es que se aplica una inyección de vitamina K a todos los recién nacidos.

La exposición de la piel al sol es la fuente mas importante para producir vitamina D. Sin embargo se requieren 2 horas al día,  de exposición directa (no a través de ventanas) y sin protector solar  para alcanzar los niveles suficientes de esta vitamina, por lo que se recomienda que todos los niños en esta etapa reciban suplementos.

El Hierro es fundamental para la prevención de anemia y el adecuado desarrollo neurológico. Tanto la leche humana como la fórmula son insuficientes por lo que se recomienda iniciar alimentos ricos en hierro (carnes y cereales fortificados) desde muy temprano en la dieta del lactante (6 meses) y/o suplementar con hierro desde esta etapa.

 

  • Niños 2 a 5 años

La dieta del niño en esta etapa en general es muy limitada debido a la conducta de alimentación. Es común que el consumo de vegetales sea muy pobre y la dieta se vuelva selectiva. Por ello es recomendable el uso de suplementos de vitaminas y minerales para garantizar un adecuado aporte.

 

  • Adolescentes

En esta etapa el crecimiento se acelera y las necesidades nutricionales también. Así mismo, en las mujeres comienza la menstruación, lo que incrementa aún mas el requerimiento de hierro. La conducta alimentaria del adolescente suele ser selectiva y es común la carencia de frutas y otros vegetales. Se recomienda el uso de suplementos apropiados para esta etapa del desarrollo.

 

  • Niños con enfermedades crónicas, alergia alimentaria y obesidad

Los niños con enfermedades crónicas tienen requerimientos especiales de nutrición y se encuentran en riesgo de deficiencia de micronutrimentos. Los asmáticos con deficiencia de vitamina D tienen mayor número de exacerbaciones. Los niños con alergia alimentaria corren riesgo de deficiencia al evitar ciertos alimentos.

Se considera a la obesidad como un problema de mala nutrición y se le ha relacionado con deficiencias de micronutrimentos, particularmente de vitamina D. Todos los niños con enfermedades crónicas requieren suplementos.

 

  • Dieta Vegana

La dieta Vegana (que evita toda fuente de proteína de origen animal, incluyendo lácteos y huevo) es particularmente deficiente en vitamina B12 y vitamina D. Así mismo es inadecuado el consumo de ácidos grasos omega3, hierro, zinc y selenio por lo que es muy importante suplementar dichos nutrimentos.

Por ello es recomendable utilizar suplementos en las siguientes situaciones:

  • Lactantes menores de 1 año
  • Lactantes y niños con bajo peso, hábitos alimentarios selectivos o muy pobre apetito
  • Dietas con bajo consumo de Vegetales (menos de 5 raciones de fruta y verdura al día)
  • Niños que siguen una dieta Vegana
  • Niños con Obesidad, Alergias alimentarias y otras enfermedades crónicas
  • Adolescentes con dietas selectivas o restringidas
  • Mujeres que planean embarazarse, embarazadas y en periodo de lactancia

 

Pregunte a su médico sobre el tipo de suplemento ideal para cada situación en particular. No todos los niños requieren el mismo suplemento ni todos los suplementos son iguales.

 

 

Dr. Sergio Díaz Madero
Gastroenterología y Nutrición Pediátrica
Unidad de Pediatría S.C.