Artículos

Bronquiolitis

bebe-con-mocos

La bronquiolitis es un enfermedad infectocontagiosa que es de etiología viral y que ocasiona la inflamación de las vías aéreas pequeñas de los pulmones (bronquiolos). Se comporta como una enfermedad obstructiva de las vías aéreas es decir muy parecido al asma y generalmente se manifiesta entre los 3-18 meses de edad.

El virus sincicial respiratorio es el que con más frecuencia lo produce aunque también lo pueden ocasionar otros agentes como el parainfluenza, adenovirus, influenza, rhinovirus, generalmente se presenta con más frecuencia durante el invierno y el inicio de la primavera.

Es más común encontrarla entre los 3 y 9 meses, y más frecuente en varones que en mujeres. Existen factores que pueden favorecer la bronquiolitis como vivir en ciudades industrializadas, en ambientes donde fuman, si no reciben lactancia materna, cuando existen hermanos mayores, prematurez o vivir en hacinamiento.

La infección se contagia a través de las secreciones que se obtienen de la nariz y de la boca principalmente, al estornudar o toser, risas, besos o contacto cercano. Al tocar cualquier objeto con las manos sucias, por eso los bebes de guardería tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Por lo general el cuadro se inicia como una gripe, con congestión o escurrimiento nasal, mal estado general, tos leve, y puede existir fiebre que generalmente no es muy elevada. Entre 24-48 horas más tarde se instala un cuadro de tos mucho más intensa con datos de dificultad para respirar como (respiración rápida de 60-80 x minuto, hundimiento de las costillas, ensanchamiento de las fosas nasales al respirar, mucho trabajo para respirar, jadeo o sonidos anormales), pueden escucharse sonidos como un silbido, lo que los doctores llamamos sibilancias, que en ocasiones pueden oírse incluso a distancia no nada más con el estetoscopio. En algunos casos cuando la dificultad respiratoria es importante e incluso presentan dificultad para oxigenar puede ser necesario la hospitalización. La enfermedad tiene una duración promedio que oscila entre 5 y 10 días. El diagnóstico es clínico aunque el pediatra puede solicitar estudios de considerarlo necesario como una biometría hemática o una radiografía de tórax.

La prevención se logra evitando la propagación de los virus mediante el lavado de manos frecuente, no tocándonos la nariz o la boca, mantener a los niños pequeños lejos de personas enfermas con gripe o tos, no permitir que se fume en el ambiente de los niños.

Es necesario llevar con un pediatra cuando:

  • Presenta respiración acelerada
  • Presenta datos de dificultad para respirar
  • Usted escucha sonidos anormales durante la respiración, ruiditos o silbidos
  • Presenta una tos de difícil control
  • Cuando la tos no mejora al pasar de los días
  • Presenta fiebre alta
  • Alteración del estado de conciencia ( le cuesta mucho trabajo despertarlo )
  • Cuando lo nota mal hidratado
  • Cuando lo nota fatigado y somnoliento

El tratamiento en casa consiste básicamente en:

  • Vigilar la evolución del problema y detectar problemas tempranamente
  • Control de la fiebre
  • Vigilar que se encuentre bien hidratado
  • Humidificador o el nebulizador con vapor frio
  • Vigilar que se alimente lo más normal posible

Por suerte en la mayoría de los casos la bronquiolitis aunque molesta tiene buen pronóstico y su médico es el más indicado para determinar el mejor tratamiento para cada paciente, así como apoyar o descartar posibles complicaciones asociadas a la enfermedad y la necesidad de hospitalización.

 

Dr. Ricardo Zaldo Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *