Artículos

Enfermedad de Mano Pie Boca

bebe_pieEs una enfermedad contagiosa que generalmente se produce por un virus que se denomina Coxsackie virus A 16, aunque también puede ser provocada por otros virus como el Enterovirus 71, el Coxsackie virus A 5, 7 9 y 10.

La población que se ve afectada con más frecuencia son los menores de 10 años, es más frecuente en verano y otoño aunque puede presentarse todo el año de manera esporádica. El virus tiene un periodo de incubación de 7 días en promedio.

El virus puede propagarse de una persona a otra a través de gotas de saliva que se expulsan cuando la persona enferma estornuda o tose, cuando alguien se mete las manos a la boca o se toca la nariz y/o los ojos con las manos contaminadas o cuando se tiene contacto con líquidos corporales de un enfermo.

Los síntomas aparecen generalmente de 4 a 7 días después del contagio, y lo común es que se observe mal estado general, dolor de garganta, falta de apetito, fiebre de 38-39 grados oC por 24-48 horas, así como lesiones rojas que progresan a vesículas en la boca, pies, manos y algunas otras partes del cuerpo. Rara vez puede presentarse con síntomas neurológicos especialmente cuando la enfermedad es producida por el enterovirus 71. El diagnóstico es generalmente clínico y rara vez se solicitan estudios a menos que se desee descartar otras posibilidades y/o se encuentre ante una presentación atípica. Es necesario descartar enfermedades como enterovirus, eritema multiforme, herpangina, herpes simple, herpes zoster, enfermedad de Kawasaki o sencillamente una infección de garganta viral motivo por el cual su médico puede solicitar ver al paciente y establecer el diagnóstico correcto.

La manera de prevenirla es:

  • Lavarse las manos por 20-30 segundos después de cambiar pañales.
  • Evite el contacto estrecho con personas infectadas
  • Desinfecte con frecuencia las superficies potencialmente contaminadas
  • Evite tocarse la nariz, ojos o boca con las manos sucias

 

Las complicaciones más frecuentes son la deshidratación y las crisis convulsivas febriles por lo que debemos asegurar el aporte de líquidos y el control estricto de la fiebre. En pocos casos las complicaciones pueden ser más serias y generalmente afectando el sistema nervioso central.

Usted debe consultar a su médico cuando note:

  • Datos de deshidratación (llanto sin lágrimas, boca seca, muy decaído y deja de orinar)
  • Fiebre de difícil control (no puede bajar la fiebre con medicamentos de rutina)
  • Movimientos anormales (pueden tratarse de convulsiones)
  • Pérdida del contacto visual
  • Sencillamente no ve bien al enfermo sin poder determinar de qué se trata

El pronóstico de esta enfermedad en general es bueno con resolución en un plazo no mayor a 7 días.

 

Escrito por: Dr. Ricardo Zaldo Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *